jueves, 29 de noviembre de 2007

CONCLUSION

La pila desde su creación y posterior evolución ha sido significativa, debido a la producción de energía eléctrica que realiza, al igual que el acumulador, pero cabe destacar que este último resulta más cómodo a diferencia de la pila, ya que éste puede recargarse. Estos adelantos han provocado que el hombre busque procesos en los cuales aplicar energía eléctrica para fines industriales y automovilísticos.

Es así como la electrólisis y los procesos relacionados con ella, han permitido que el hombre la realice en técnicas como el galvanizado y el cobreado, con en el fin de que los productos provocados en esta reacción puedan emplearse en el diario vivir.

Al ser expuesto un metal al medio ambiente, éste provoca que se corroa lo que ha generado que el hombre busque la manera de contrarrestar este efecto, ya que lo deja inhabilitado para utilizarlo en nuevas estructuras, es por ello, que normalmente para evitar este proceso se ocupen anticorrosivos, los que pueden recubrir o alearse con el metal, para esto ocupa algunos metales como zinc, níquel y cromo, con el objeto de prolongar indefinidamente la duración del metal en el medio, un claro ejemplo de esto es el acero inoxidable, el cual está presente en la construcción de edificios y casas, utensilios de cocina, herramientas, etc.

Todos los procesos anteriores tiene en común que aplican las reacciones de oxido-reducción, que se han traducido en diversos adelantos en áreas como la construcción e industrias, así como también en la medicina, lo que ha permitido afrontar nuevas enfermedades con el uso de la corriente eléctrica a partir de energía química, pero al mismo tiempo también se ha podido diagnosticar enfermedades, con el fin de prevenir y estar alerta ante cualquier síntoma del paciente.

Gracias a científicos como Volta, Leclanché y Daniell las reacciones de oxido-reducción se han podido aplicar en diferentes ámbitos de la vida del ser humano, por ejemplo las pilas y los acumuladores, los cuales son elementos cotidianos en nuestra vida, ya que se emplean en artefactos como linternas, radios, relojes, baterías de motores, entre otros.

Finalmente se concluye que gracias a los aportes científicos y tecnológicos se ha permitido que estos avances vayan en beneficio de la humanidad.